La Comedia Humana II

La Avant-propos

La Comedia Humana surge formalmente del proyecto de publicar las obras completas de Balzac. En 1842, Balzac se ve acuciado por las deudas. Sin embargo, a diferencia de situaciones similares vividas durante la década de los treinta, en esta ocasión comienza a valorar la amplitud de su obra y de su fama literaria, llegando a la conclusión que una edición completa de sus obras, tanto escritas como futuras, podría ser algo muy rentable. Acude a sus editores habituales, Dubochet, Furne y Hetzel, que se asocian para adquirir de Balzac los derechos de edición y costear la publicación de las obras. Ambas partes firman un contrato el 14 de abril de 1842, por el que Balzac otorga a los editores "el derecho a editar, conforme a su elección y en el momento que les convenga, dos o tres ediciones de las obras publicadas por el autor, así como para las obras que aparezcan durante la publicación de esta edición completa." En virtud de ese contrato, Balzac recibe quince mil francos, más cincuenta céntimos por ejemplar vendido una vez se sobrepasen los mil ejemplares. Esto garantizó a Balzac una renta anual creciente, que ayudó a estabilizar su situación financiera.

Pero antes de publicar las obras completas, surgen dos problemas. Por un lado, a los editores no les gusta el título Obras Completas, que encuentran usual y poco atractivo. Balzac tiene que buscar un título alternativo que resuma la amplia representación del mundo que ha plasmado en su obra. Su amigo François Belloy, que acaba de regresar de Italia y le había hablado entusiasmado de la Divina Comedia de Dante, le da la idea del título: La Comédie Humaine, la Comedia Humana en contraste con la Divina Comedia.

Una vez anunciado el título, Balzac escribe a continuación la propuesta editorial (avant-propos) en la que definió las líneas generales que seguiría la Comédie humaine y describíó los métodos que seguiría y la estructura general de la obra. Esta avant-propos aparece como prefacio a la edición de los Études des moeurs, primer tomo de sus obras completas; en la redacción de este prefacio participó, según parece, Georges Sand, amiga de Balzac.

Grosso modo, la avant-propos podría resumirse como sigue:

Motivado por las obras de los biólogos Georges-Louis Leclerc (le Comte de Buffon), Georges Cuvier, y más relevante aún, Étienne Geoffroy Saint-Hilaire, Balzac explica cómo busca comprender las especies sociales del mismo modo en que los biólogos analizan las especies zoológicas, y que para alcanzar tal comprensión pretende describir las interrelaciones entre hombres, mujeres y objetos. La importancia de la mujer queda subrayada por la afirmación de que, mientras un biólogo puede señalar las diferencias fisiológicas entre un león macho y un león hembra, en sociedad, la mujer no es simplemente la hembra del hombre. Tras esto, Balzac ofrece una extensa lista de los escritores y escritos que le han influenciado, incluyendo a sir Walter Scott, François Rabelais y Miguel de Cervantes.

Posteriormente, describe su labor de escritor como si de un secretario que transcribe la historia de la sociedad se tratara; además, postula que está interesado en algo que ningún historiador ha tratado nunca de hacer: una historia de los moeurs (usos, costumbres, modales, maneras,...). También destaca su interés por superar la superficie de los hechos, para poder dar con las razones y las causas tras los fenómenos sociales; y expresa su creencia en lo que él llama dos verdades profundas -Religión y Monarquía- y su preocupación por comprender a los individuos en el contexto de su familia.

En la última parte de la avant-propos, Balzac expone las distintas partes de la Comédie humaine (que él compara a "marcos" y "galerías"), y que constituyen de manera aproximada la forma final que tomará el conjunto.

Fuentes de la Comedia humana

Debido a su tamaño y complejidad, la comedia humana abarca la mayor parte de los géneros literarios en boga durante la primera mitad del siglo XIX.

La novela histórica

Durante la primera mitad del siglo XIX, a raíz del surgimiento del Romanticismo, la novela histórica se pone de moda: las obras de sir Walter Scott, James Fenimore Cooper, Alexandre Dumas y Victor Hugo alcanzan un gran éxito, que Balzac aprovechará para sí. De este modo, la primera novela de Balzac, Les Chouans, está inspirada en esta moda y cuenta la historia de los habitantes de Bretaña durante la Revolución francesa, con descripciones al estilo de Scott de sus vestidos y costumbres.

Aunque la mayoría de la Comédie tiene lugar durante la Restauración y la Monarquía de Julio, hay varias novelas que ocurren durante la Revolución francesa, y algunas, incluso, durante la Edad Media o el Renacimiento, como Sobre Catalina de Medici, El hijo maldito o El Elixir de la larga vida, todas de su primera etapa. Estas últimas obras, aunque históricas, entroncan directamente con la tradición evocadora del pasado generada durante el Romanticismo, ofreciendo imágenes idealizadas del mismo, muy distintas al realismo social del resto de su obra.

Las obras posteriores de Balzac están claramente influenciadas por el roman feuilleton, esto es, las novelas de folletín (o folletinescas), una suerte de telenovela leída, género muy popular en el siglo XIX. Las melodramáticas novelas de Eugène Sue, que siempre describen los secretos del mundo del crimen y los vicios de la sociedad francesa, parecen haber influido grandemente en Balzac.

Fantasía

Muchas de las obras más breves de Balzac tienen elementos tomados del roman noir o novela gótica, si bien dichos elementos suelen tener un objetivo muy distinto en las novelas de Balzac frente al que tienen en las novelas góticas. Por ejemplo, el uso que hace la piel de un asno en la Piel de zapa se convierte en una metáfora de la disminuida potencia masculina y en un símbolo de la concepción que Balzac tenía de la energía y de la voluntad humana. De manera similar, Balzac destruye el personaje de Melmoth el vagabundo en su Melmoth reconciliado: toma dicho personaje de una novela fantástica de Charles Robert Maturin en la que aquél vende su alma a cambio de una larga vida y de poder, y Balzac hace que Melmoth venda su poder a otra persona en París, la cual vende a su vez dicho don a otro, y así sucesivamente, de manera que muy rápidamente el poder infernal va pasando de mano en mano en la Bolsa de París hasta que pierde todo su poder original.

Swedenborg

Algunos de los personajes de Balzac, sobre todo Louis Lambert, atraviesan crisis místicas o desarrollan filosofías espirituales sincréticas acerca de la energía humana y la acción que están modeladas a partir de la vida y obra de Emanuel Swedenborg (1688–1772). Tal y como se denota de sus obras, la filosofía espiritual de Balzac sugiere que los individuos tienen una cantidad limitada de energía espiritual y que dicha energía se disipa a través de la actividad creativa e intelectual o mediante la actividad física, tema que se vuelve central en La Peau de chagrin, en la que el pellejo de un onagro confiere poderes ilimitados a su poseedor, pero se reduce cada vez que es usado, hasta el punto en que, en caso de reducirse hasta desaparecer, el dueño de la piel de zapa morirá.


Temas de la Comedia humana

Algunos de los principales temas de la comedia humana son los siguientes:

Francia y la Revolución


Balzac frecuentemente lamenta la pérdida de la sociedad pre-revolucionaria, una sociedad de honor que, especialmente tras la caída de Carlos X y la llegada de la Monarquía de Julio, habría dado paso a una sociedad dominada por el dinero.

Dinero y poder


Detrás de cada gran fortuna, hay un gran crimen: este precepto aparecido en la Posada Roja es recurrente en la Comédie, tanto como una verdad biográfica (la fortuna de Taillefer proviene de un asesinato, Goriot hace fortuna especulando con el ejército de la Revolución; Nucingen se la labra estafando a los financieros de Europa y América con letras de cambio; Finot estafando a Birotteau, a Nathan, etc), como un símbolo de la culpa colectiva de Francia en los horrores de la Revolución, sobre todo con la muerte de Luis XVI.

Balzac ve que en la sociedad francesa el origen del poder es el rango: la gente de sangre noble aspirará a un título, y la gente con título a la dignidad de par.

La gente de todas las clases sociales aspirarán a tener dinero. En su obra se muestra a la burguesía y a la clase obrera desfavorablemente. Esto se explica si se tiene en cuenta que toda su vida Balzac aspiró a pertenecer y ser aceptado por la nobleza, mientras que al haber vivido entre la clase burguesa y la obrera conocía a la perfección todos sus vicios y defectos, por lo que los podía retratar en sus obras con un gran realismo; mientras que a la nobleza la ve idealmente, lo que en parte trastoca su deseo de crear una literatura realista.

Éxito social

Dos jóvenes caballeros dominan la Comedia humana: Lucien de Rubempré y Eugène de Rastignac. Ambos son personas de talento, pero pobres y de provincias, y ambos buscan el éxito en sociedad mediante la intercesión de mujeres poderosas; ambos entran en contacto con Vautrin, pero sólo Rastignac tendrá éxito, mientras Lucien acabará suicidándose en una prisión de París. El diferente desenlace se explica en parte por la negativa visión que tenía Balzac de la nobleza: Rastignac es un noble por nacimiento, mientras que sólo la madre de Rubempré es noble (Lucien deberá obtener el permiso del Rey para poder usar el apellido de su madre en vez del de su padre, que es Chardon). Así, el fracaso de Lucien se explicaría por su baja cuna: su madre no sólo se habría casado con un plebeyo por debajo de su rango, sino que habría trabajado con sus manos para poder mantenerse al fallecer su marido. De esta forma, Balzac va a denunciar como la sociedad francesa de la época castiga y desprecia a los pobres que no son nobles; mientras que un noble pobre puede aspirar a triunfar, un plebeyo pobre se verá continuamente obstaculizado por una sociedad que lo denosta, y sólo los más hábiles o los más trabajadores (como Louis Lambert, quien tras grandes privaciones acaba triunfando como escritor) logran triunfos, siempre muy relativos y a un gran coste.

Otro contraste entre personajes y su éxito social es el que se encuentra entre Émile Blondet y Raoul Nathan. Ambos son hombres de letras de gran talento. Blondet es el hijo natural del prefecto de Alençon y es descrito como agudo, manipulador, y de gran astucia, pero vago, titubeante, descreído de la política, y "aficionado" a vender sus opiniones políticas al mejor postor. Se casa con Madame de Montcornet y acaba convirtiéndose en prefecto. Nathan se presenta como un semi-judío (el nombre Nathan está tomado de la obra de teatro Nathan el Sabio, de Gotthold Ephraim Lessing), de mediano entendimiento, que, aunque con posibles económicos, sucumbe a la adulación de banqueros con pocos escrúpulos (Nucingen, Finot,...) y es incapaz de ver cómo éstos preparan su ruina. Blondet es capaz de discernir la estafa de la que su amigo Nathan está siendo objeto, pero no lo avisa. Al contrario, cuando éste se arruina, intenta suicidarse, pero, por consejo de Blondet, acaba vendiéndose al gobierno de turno y termina por aceptar la Legión de Honor (que previemente había satirizado en sus escritos), hasta convertirse, en contra de su ideario, en un partidario acérrimo de los derechos de sangre.

Paternidad


La Comedia humana frecuentemente retrata complejas relaciones emocionales, sociales y financieras entre padres e hijos (por ejemplo, en la Búsqueda del absoluto o César Birotteau), y entre figuras paternas y pupilos (Las Ilusiones Perdidas, Esplendores y miserias de las cortesanas). Dichas relaciones también entroncan, metafóricamente, con el patriotismo (el Rey como padre, el regicidio), la nobleza (el honor de la familia), la historia (secretos de familia), la riqueza (orígenes de las fortunas familiares), y la creación artística (el escritor como padre de su obra). Père Goriot es quizá la historia más famosa y más trágica de estas figuras paternas, aunque en la misma novela Eugène de Rastignac también conocerá a otras dos figuras de esa clase, Vautrin y Taillefer, cuyas aspiraciones y métodos son ejemplos de distintas vías paternas. Otras figuras paternas significativas serán el capitalista arruinado César Birotteau y el avaro padre de Eugénie Grandet, cuya caracterización recuerda mucho a la obra de Charles Dickens, en la que quizá Balzac se inspiró.

Maternidad

Las figuras maternas son muy variadas: por un lado, se tienen ejemplo de una absoluta e incodicional devoción materna en las crianza que hace de sus hijas la madre de las hermanas de de Granville (posteriormente, Mesdames Felix de Vandenesse y du Tillet) en Una hija de Eva; por otro, se tiene el ejemplo de una absoluta carencia de figuras maternales en la educación de Ursula Mirouet, que es criada por cuatro hombres, a saber, un tío suyo (ateo y republicano), el cura local (que la educa espiritualmente), el juez de distrito (que la introduce en el mundo de las letras), y un soldado retirado.

Balzac no deja lugar a dudas respecto a cuál es su mujer ideal, que queda perfectamente retratada por Ursula: una mujer piadosa y sensible, de lágrima fácil.

Mujeres, sociedad y sexo


La caracterización de las mujeres en la Comedia humana es extremadamente variada, e incluye mujeres idealizadas (como Eugenie Grandet, o Pauline en la Piel de Zapa), trágicas prostitutas como Esther Gobseck (Splendeurs et misères des courtisanes), las bien casadas hijas de Goriot y otras mujeres del Gran Mundo capaces de ayudar en la escalada social a sus amantes, la dominanta y masculina Prima Bette, e incluso mujeres seductoras e inalcanzables (Foedora el La piel de zapa o la heroína de La fille aux yeux d'or (La muchacha de los ojos de oro)). En esta última categoría se incluyen diversos personajes lesbianas o bisexuales.

Publicidad

Acuciado por la falta e dinero, los negocios ruinosos, y las deudas que continuamente contraía para poder hacer frente a sus inmensos gastos (incluso llegaba a endeudarse para pagar otras deudas anteriores, y fijaba siempre su residencia bajo un falso nombre para evitar que sus acreedores dieran con él), Balzac fue todo un pionero de la publicidad, al incluirla en varias novelas de la Comedia Humana como forma de pago de algunas deudas. Así, ciertos establecimientos de moda, cafés, sastrerías o restaurantes que aparecen en la Comedia Humana en términos muy elogiosos son negocios históricos que existieron en su tiempo y a los que Balzac debía dinero, de manera que en vez de pagar sus deudas llegaba a acuerdos con sus acreedores para publicitar sus negocios en sus muy difundidas novelas. Sin embargo, el hecho de mezclar dichos negocios con otros ficticios (el restaurante Very's,...) hace que el lector moderno común sea incapaz de distinguir cuáles existieron y cuáles no; Balzac dirige la publicidad al público de su tiempo, que podía conocer la existencia de dichos establecimientos y distinguir los auténticos de los falsos.

En esta línea, también escribió varias novelas en las que la trama central da paso a un sonado elogio de alguna ópera o espectáculo (el Barbero de Sevilla es analizado en una novela que transcurre en Venecia,...); además, no se limitaba a publicitar los logros de otros, sino que también alaba su propias obras: la novela El Ilustre Gaudissart, por ejemplo, es mencionado y publicitada en las Ilusiones Perdidas y en el primo Pons.

continuación

No hay comentarios:

Publicar un comentario